logo luis
SOBRE LUIS
Periodista y entrenador infanto juvenil venezolano ATFA. Actualmente en Buenos Aires, Argentina, en constante desarrollo profesional. Trabajo con Gol de Vestuario AM 1240 Cadena Uno. Viajar es la mejor inversión y qué mejor que de la mano del deporte, mi gran pasión. Bienvenidos a mi forma de ver las cosas, bienvenidos a mi forma de ver el deporte, principalmente fútbol.
CONTACTO
Conectate con:
Sunday / September 27.

River y su sueño frustrado

El Mundial de Clubes 2015 se posicionaba en el calendario como una prueba de fuego para el cuadro argentino que, tras ganar la Copa Libertadores 2015 consiguió el privilegio de luchar de tú a tú con el Barcelona de Messi, Suárez, Neymar y compañia un nuevo título internacional. Claro que antes ambos tendrían que superar sus respectivas semi finales para verse las caras.

Los jugadores del cuadro argentino en los meses previos a la competencia en Japón derrochaban alegría al saber que tendrían la oportunidad de medirse a uno de los mejores equipos de la historia del fútbol mundial. Siempre éstos manteniendo la cabeza sobre la tierra puesto que aún habían competencias por disputar como lo era la Copa Sudamericana, torneo en el que quedó afuera en la Semi-Final ante Huracán.

Tras ser eliminados en dicho torneo el cuadro millonario se dedicó a recargar energías y hacer una mini pre-temporada para llegar de la mejor forma futbolistica y físicamente posible para encarar el siguiente desafío.

Mientras tanto el FC Barcelona seguía deleitando a los hinchas del fútbol mundial con su poderío ofensivo en la Liga Española y la UEFA Champions League en donde terminó el año como campeón de invierno y, en el máximo torneo de clubes como líder de grupo.

A todas estas la idea de enfrentar a un Barcelona en tan buen estado de forma se hacía cada vez más motivante para los dirigidos por Marcelo Gallardo pero al mismo tiempo más intimidante aunque nunca fuese admitido en público por los jugadores.

Llegó diciembre, ese mes por el que algunos se quedaron como Rodrigo Mora para disputar el mundial de clubes. Lamentablemente desde el primer partido de Semi Final ante Sanfrecce Hiroshima para el cuadro argentino se le hizo cuesta arriba ya que fue más difícil de lo que en algún momento pudo haber imaginado, siendo salvado en reiteradas ocasiones por Marcelo Barovero y así terminar consiguiendo la victoria con un tímido 1-0 de Lucas Alario.

Por su parte el FC Barcelona gracias a un Luis Suárez intratable con Hat-Trick, se sacó de encima al modesto  Guangzhou Evergrande de Luis Felipe Scolari. 

La final entre FC Barcelona y River Plate si existiese algún tipo de lógica en el mundo del fútbol era desde el inicio algo totalmente utópico para River Plate pero por suerte nos encontramos ante un deporte impredecible y capaz de regalarnos sorpresas aunque éste no fuese el caso. Claro, apoyándonos en hechos pasados como lo fue la sorprendente victoria de Boca en la final de la Intercontinental 2000 ante el Real Madrid de Los Galácticos.

Marcelo Gallardo planteó un ahogó en la salida del Barcelona obligando al equipo español a lanzar pelotazo o jugar a un toque, cosa que sabe hacer muy bien. El gran problema en su postura de juego fue que es muy difícil aplicarla con tanto orden y concentración durante 90′ minutos, situación que quedaría en evidencia en varias jugadas del partido. Además que el Barcelona tiene la capacidad natural en su juego de salir de la primera línea de presión y hacerla ver totalmente ineficaz, dejando al rival, en este caso River Plate desarmado y con mucho espacio para que Iniesta o Rakitic pudiesen darle juego al equipo.

El afán de River de ir a buscar el encuentro lo hizo pagar justo por inocente. Es que en el segundo gol ambos laterales se encontraban en faceta ofensiva dejando los centrales mano a mano con nada más y nada menos que con Neymar y Suárez. Éste último, a pesar de no rematar de la mejor forma logró anotar el 2-0 y así sepultar cualquier esperanza de remontar.  De hecho el partido pudo haber quedado 4-0 o 5-0 sino fuera por el desacierto de Messi en la definición o alguna que otra parada de Marcelo Barovero. Al final fue 3-0 y adiós al sueño del Mundial de Clubes.

Gallardo quizá se equivocó en ir a buscar el partido desde el inicio del segundo tiempo con el ingreso de Lucho González por el tapón en el medio campo como lo era Leonardo Ponzio hasta su salida y “Pity”Martínez por Rodrigo Mora. Con estos cambios buscó mayor transición defensa-ataque en los pies de Lucho y más desequilibrio en los de “Pity”, pero al mismo tiempo perdió recuperación y el acierto goleador del uruguayo Mora que suele aparecer en citas importantes. Mal momento para equivocarse desde la pizarra ya que posiblemente siendo un poco más precavido hubiese tenido más oportunidades ante un grande como lo es el conjunto catalán.

En el programa 90 minutos de Fútbol de Fox Sports me cansé de escuchar a los periodistas debatir sobre la incapacidad de River para marcar a los jugadores del Barcelona, al menos en el primer gol en donde dejaron recibir “solo” a Dani Alves para que tirase el centro que después derivó en pivoteo y posterior gol de Messi. Pues a ver.. El error vino claramente de Leonardo Ponzio queriendo salir de la presión en zona roja driblando a Neymar y Jordi Alba, pero después el amague del brasileño para dejársela a Messi, que éste se sacara de encima a Carlos Sánchez, abriera para que Alves tirase el centro de PRIMERA y luego el control orientado de Messi en medio del área es algo contra lo que es muy difícil luchar así pongas tres jugadores encima para defender. De hecho sobre Messi habían dos y aún así logró sacar el remate a gol de manera sencilla a pesar de una supuesta mano que a mi entender no fue involuntaria y por ende queda a criterio del árbitro. El Barcelona, éste Barcelona en particular es un equipo que por más que estudies siempre te sorprende con la capacidad técnica de cada integrante del plantel. No es lo mismo verlos que enfrentarse a ellos mano a mano por un título. A River le pasó factura la ansiedad por ir a buscarlo sin tener en cuenta que ésto es fútbol y que por mera casualidad casi sin querer queriendo pudo haberlo igualado en vez de irlo a buscar de forma deliberada, quedando expuesto en defensa. Hay momentos en los que hay que ser cabeza fría y no dejarse llevar por el afán ir a buscarlo sin respetar principios del fútbol.

A pesar de la derrota de River y de haber quedado atrás el sueño de muchos, el hincha en general del cuadro “Millonario”, los dirigentes del club y el plantel completo debe sentirse orgulloso de lo conseguido estos últimos años porque hay que recordar que River Plate viene de una tremenda re estructuración no solo futbolística sino también a nivel económico, es decir a nivel dirigencial. Es importante destacar que hace tan solo un par de años estaba luchando por volver a la primera categoría del fútbol argentino inmerso en un sin fin de presiones y tensiones constantes, mientras que ahora en el 2015 cierra lo que podría catalogarse como uno de los años más emblemáticos en toda la historia de la institución ya que fue Copa Sudamericana, Recopa, Torneo Local, Copa Libertadores, Suruga Bank y disputar mano a mano con el Fútbol Club Barcelona, ese mismo equipo que es catalogado el mejor equipo del mundo, un mundial de clubes. River vuelve ser River y a recuperar esa identidad característica a lo largo de sus años de historia que no son pocos. Ahora le tocará enfrentar el 2016 lleno de nuevos retos y sobre todo mantener la esencia que hace tanto tiempo buscaba el club.