logo luis
SOBRE LUIS
Periodista y entrenador infanto juvenil venezolano ATFA. Actualmente en Buenos Aires, Argentina, en constante desarrollo profesional. Trabajo con Gol de Vestuario AM 1240 Cadena Uno. Viajar es la mejor inversión y qué mejor que de la mano del deporte, mi gran pasión. Bienvenidos a mi forma de ver las cosas, bienvenidos a mi forma de ver el deporte, principalmente fútbol.
CONTACTO
cotteluiseduardo8@gmail.com
Conectate con:
Friday / May 7.

Análisis de la segunda jornada de las Eliminatorias Conmebol

Bolivia tuvo que viajar a Quito a una altura que ya es conocida para los del altiplano y por ende éste no sería un factor determinante para los bolivianos a la hora de jugar. Los dirigidos por Mauricio Soria visitaba a Ecuador tras haber caido como local ante Uruguay. Si, como local en lo que podría decirse es el campo más difícil de la eliminatoria. De esta forma Bolivia debía ir a sumar a Ecuador, situación difícil debido al gran momento por el que pasa el conjunto del argentino Gustavo Quinteros sumándole el envión anímico tras la victoria cosechada en Buenos Aires contra Argentina. El cuadro “Tri Color” no pudo  demostrar el buen juego implementado días antes ante la Albiceleste debido al mal estado del Estadio de Atahualpa por la lluvia torrencial que cayó. Sin embargo Ecuador logró sacar las tres unidades que sirven como base para seguir trabajando y buscar estar de nuevo en un mundial tras participar en tres de los últimos cuatro certámenes. Bolivia de local y mucho más de visitante se vio mal, con poca solidaridad entre sus compañeros y muy poco juego, agregándole la baja de Marcelo Martins por diferencias con el DT.

IMG_20151015_103336

En el Estadio Centenario de Montevideo se especulaba en la previa con un choque vibrante entre Uruguay y Colombia a pesar de las bajas importantes de ambos equipos con Cavani y Suárez ausentes por un lado y James como principal figura, lesionado en el otro. También se pensó que el cuadro charrúa no lograría salir adelante con sendas bajas en la delantera, pero a pesar de esta situación los dirigidos por Óscar Tabáres lograron imponerse tanto en la altura boliviana como de forma contundente 3-0 contra Colombia. Uruguay se caracteriza por priorizar siempre el orden en bloque. Manteniendo las líneas bien cerca y apoyándose en la mística garra charrúa para que a partir del robo de la pelota se puedan generar jugadas de peligro con la velocidad de sus punta. Sin embargo el primer gol de la noche llegaría también por un sello característico del juego uruguayo: el juego aéreo en donde Diego Godín se hizo presente en el área y la mandó a guardar. Los dirigidos por Pekerman intentaron reaccionar pero Uruguay los esperaba bien cerrado atrás diluyendo o cortando cualquier conexión en la transición colombiana. Los de Perkerman sufrieron en la creación y no pudieron hilvanar posibilidades de cara al arco. Uruguay con su victoria 3-0 como local y 2-0 en la altura de Bolivia cosechó los seis puntos disponibles y alejó cualquier tipo de dudas sobre que pasaría sin sus astros. La selección cafetera se va con bastantes interrogantes del territorio uruguayo ya que no mostró una solvencia defensiva. De hecho en Barranquilla ante Perú que ganó 2-0 se le vio en varias ocasiones en aprietos en donde la suerte les jugó a favor. Uruguay empieza con puntaje perfecto de seis unidades y Colombia se queda con tres puntos.

IMG_20151015_103404

Si había un equipo que venía siendo duramente criticado ese era el dirigido por el Tata Martino quien sin su mejor figura Lionel Messi afuera por lesión debía sacar los tres puntos tras la triste y amarga derrota encajada como local en Buenos Aires ante Ecuador 2-0. Era turno de visitar el Estadio Defensores del Chaco para enfrentar a la dura Paraguay de Ramón Díaz que venía de ganar sin un gran fútbol 1-0 de visitante contra Venezuela. El equipo guaraní presentó variantes en el esquema y en el once inicial para recibir a la albiceleste. Los paraguayos de visitante con Venezuela no generaron juego asociado, de hecho en muchas ocasiones saltearon las líneas sacandose la pelota de encima y esperando el error del rival. Como local debía mostrar una imagen distinta y así no quedar en deuda con su afición. En la vereda Argentina se buscaba también mejorar la pálida imagen de la primera fecha cargando encima con un bulto de críticas. El equipo también sería parte de un cambio de táctica y de jugadores incluyendo a Tévez como nueve fijo de área y Matías Kranevitter acompañando a Mascherano en el medio para darle más solidez en el medio campo, cosa de la que estuvo escaso contra los ecuatorianos. Aún así el partido fue trabado en el medio sector con Paraguay replegada atrás con la ventaja de la desesperación de una Argentina que no termina de encontrar su horizonte. Di María como una de las referencias chocó constantemente con los defensores y demostró que juega muy poco con la cabeza y sí más con el corazón.Tévez, perdido en el área y tras haber declarado que estaba en desacuerdo con Martino y que no se sentía cómodo como referente de ataque y prefería jugar partiendo desde atrás,  poco le importó el qué dirán y decidió ponerse el equipo al hombro y bajó varias veces hasta el medio campo a pedirla y ser él quien le diera circulación a la esférica puesto que Pastore no cumplió su función. A pesar de esto el equipo no carburó y Paraguay que sin decirlo, siempre vio con buenos ojos un empate con Argentina y cuatro puntos en el bolsillo, se dedicó a reventarla y amargarle la noche al cuadro albiceleste.Cuatro unidades para el cuadro guaraní y solo un punto para los Sub Campeones del mundo y de la Copa América.

IMG_20151015_103826

Venezuela tenía la necesidad de ir a buscar el partido a pesar de ser Brasil como local el rival a enfrentar. Las estadísticas históricas no acompañaban al cuadro vinotinto puesto que eran 14 los enfrentamientos en suelo carioca con un saldo de 13 derrotas y tan solo un empate. Aún así la esperanza es lo último que se pierde y los de “Chita” se propusieron ir a buscarlo, aunque esta idea se vio truncada cuando a los 35 segundos de iniciado el partido, William tras un quite en zona de peligro, logró rematar y hacérsela colar al golero venezolano. La canarinha aprovechó de forma espectacular los espacios en un Estadio Castelao con unas medidas de 110 de largo x 75 metros de ancho, estándares comunes en el fútbol carioca y no tan usuales en otros. De esta forma es muy complicado robarle la pelota a un equipo que nunca en su historia perdió como local en unas eliminatorias y en donde su principal arma es la gran técnica de los jugadores que en el uno versus uno liquidan al adversario y también la rápida conexión entre sus figuras de uno o dos toques. Venezuela tuvo pasajes de buen fútbol como lo ha sido en toda la era de Sanvicente pero que lamentablemente se contradice con los errores fatales de la zaga defensiva. Errores que juegan totalmente en contra en una eliminatoria tan cerrada y con tantos rivales directos. La vinotinto peca de inocente en momentos en donde lo mental es fundamental. La pifia amateur de jugador sub 17 de Amorebieta es grave en un equipo que piensa en llegar a la Copa del Mundo. Además Venezuela que tiene destellos de buen fútbol pero que termina siempre cayendo en la desesperación y al parecer complica más a los rivales con el ímpetu y pelotazos al área a que la caze Salomón Rondón que por cierto en dos partidos disputados de Eliminatoria no logró rematar al arco, que intentando jugador por debajo. Si tu referente de ataque no dispara a gol es porque hay algo que anda mal. Son muchas las dudas que deben girar en la cabeza de “Chita” Sanvicente tomando en cuenta que en noviembre visita la altura de Bolivia y luego recibe a  Ecuador. Al final fueron tres unidades para la canarinha de Dunga que mostró que si se le aprieta se le complica en defensa pero que cuando tiene espacios y los aprovecha hay poco para hacer. Venezuela, de siesta con cero unidades cosechadas.

IMG_20151014_225126

Era el turno de que el Campeón de América, La Roja dirigida por el argentino Jorge Sampaoli, acudiese al Estadio Nacional de Lima para visitar a Perú del también argentino Ricardo Gareca. La selección de Chile llegó con todas las creces tras imponerse en la primera jornada de manera categórica 2-0 ante Brasil con un muy buen fútbol. Por su parte Perú venía de caer en Barranquilla con sabor de que pudo haber hecho más. Ambos conjuntos, uno más que otro, intentan que predomine el buen toque en su estilo. De igual forma fue el conjunto chileno el que se adelantó en el marcador con un Alexis Sánchez que al minuto siete del primer tiempo finalizó tras un pase en profundidad. Mucho fútbol por parte del Campeón de América jugando siempre en campo rival presionando la salida y ahogando la circulación del adversario. Al momento de recuperarla la transición con Arturo Vidal como principal eje de salida es de forma rápida y eficaz con un Eduardo Vargas siempre atento y encendido en el ataque haciendo diagonales o sino tirándose a los costados cuando la jugada lo pedía. Un Marcelo Díaz que vendría a ser el Mascherano de este equipo en el medio campo y un Gary Medel haciendo honor a su seudónimo de Pitbull. A pesar de todo esto el equipo incaico logró vulnerar la defensa de Chile que muchas veces por sus ganas de ir siempre al ataque deja espacios en defensa y al no estar atentos en el retroceso es posible dañarlos. Así fue cuando la “Foquita Farfán” aprovechó un descuido en la defensa y definió fuerte al primer palo para que se le escapara a Claudio Bravo. Minuto 10 y ya habían dos goles en el marcador. Hubo un punto de quiebre en el encuentro cuando sería expulsado Christian Cueva por una agresión infantil al adversario. Quedarse con diez le dio un giro al partido y fue allí cuando Chile empezó a aprovechar los espacios y el buen toque de sus jugadores haciendo pases en profundidad a las espaldas de los centrales. La bueno conexión entre sus piezas, el buen toque y la movilidad de este cuadro de Sampaoli son cartas de presentación de un equipo que sigue y seguirá dando de qué hablar a lo largo de las eliminatorias. Seis unidades para Chile y cero para Perú que aún tiene un margen de mejora.

IMG_20151015_103543