logo luis
SOBRE LUIS
Periodista y entrenador infanto juvenil venezolano ATFA. Actualmente en Buenos Aires, Argentina, en constante desarrollo profesional. Trabajo con Gol de Vestuario AM 1240 Cadena Uno. Viajar es la mejor inversión y qué mejor que de la mano del deporte, mi gran pasión. Bienvenidos a mi forma de ver las cosas, bienvenidos a mi forma de ver el deporte, principalmente fútbol.
CONTACTO
Conectate con:
Thursday / February 27.

Alberth Bravo representa a Venezuela en los Juegos Olímpicos en relevo

Alberth Bravo representa, una vez más, a Venezuela en una cita olímpica. En el medio, tuvimos la chance de hablar con él de forma distendida, sobre los pro y contra de la situación deportiva en el país. Acá, la entrevista:

El deporte en Venezuela no vive un gran momento, es una de las tantas realidades que atraviesa el país en tiempos en que la crisis económica golpea fuerte a las arcas. Sin embargo, el gobierno nacional se jacta constantemente del apoyo que le entrega a los atletas o deportistas venezolanos. Lo cual en parte puede que sea cierto, pero ¿hasta que punto esa ayuda es suficiente para cumplir con la preparación de un atleta de élite, próximo a competir semejantes competiciones como campeonatos mundiales o, como en este caso, unos Juegos Olímpicos? Claramente se queda corto, pues no es solo poner un poco de dinero sobre la mesa y que las entidades públicas la repartan entre los atletas. Si es que realmente la reparten, cabe destacar.

A nivel estructural, Venezuela se encuentra, obviamente lejos de la élite, como toda Sur América, pero más allá de esto, ni siquiera se puede lograr comparar con sus pares Brasil, Argentina, o Colombia, que gozan, hoy por hoy, de una generación dorada de deportistas, dejando atrás, muy atrás, a una Venezuela que tiene calidad humana en materia deportiva para explotar de cara a futuro, pero ante la necesidad de los jóvenes de salir adelante y de no ver en el deporte una posibilidad de superación, prefieren optar por otras vías que, en la mayoría de las ocasiones, no aportan nada positivo en cuanto a desarrollo social.

Es importante que tanto las entidades públicas como las privadas unan esfuerzos de manera sensata y se preocupen por el día a día de aquellos atletas que salen del país en busca de oportunidades para prepararse de forma acorde, y por ende representar a Venezuela de la mejor forma posible en el panorama deportivo mundial. Lo primero es invertir en infraestructura y no hablo de edificaciones primer mundistas, al contrario, se tienen que adaptar al presupuesto nacional para así poder ser mantenido sin generar un gasto relevante en la agenda anual del gobierno. Es inadmisible que un estadio como lo es el Pachencho Romero, con tanta historia, se encuentre en condiciones deplorables, siendo imposible la práctica de cualquier deporte amateur y mucho menos profesional.

Venezuela, no es que esté acostumbrada a subir al podio de unas olimpiadas, pero cada tanto suele hacerlo. De hecho, ya son cuatro Juegos Olímpicos seguidos en los que logra poner al país en el medallero, lo cual en principio, es un avance, ya que no había pasado nunca en la historia. Ahora dicho esto, ¿con una preparación acorde, decente, seria y constante, no se podría aspirar a más? ¿Es gracias al impulso del deporte por parte del gobierno que se ha conseguido esa continuidad en el podio olímpico? No lo creo, la mayoría de los atletas venezolanos que logran alzarse con alguna medalla, es por casos aislados, respecto a que sus entrenamientos suelen ser en el exterior y, en muchas ocasiones, por medios económicos propios,  o al menos en parte. Es importante, que si el gobierno nacional busca realmente desarrollar al país en la materia social, invierta de manera correcta en deporte, pues será el deporte el que pueda salvar a una generación, que por falta de educación se dispersa y termina en otros ámbitos, para nada favorable, para un país que busca crecer en materia social, económica y política.

Ya basta de auto proclamarse, por parte del gobierno, logros ajenos y propios de los mismos deportistas venezolanos, que luchan día a día por salir adelante, llevar el pan de cada día a casa, a pesar de las adversidades que se les pueda presentar en el día a día. Es tiempo de unirnos como país y empezar a remar todos hacia el mismo lado. Porque por este camino, sin inversión, sin proyectos ni nada estable, va a terminar sucediendo lo que le pasó a Cuba en la década del 90, en donde siempre se posicionaba entre los primeros ocho lugares y después, por deficiencia del estado, dejó perder semejantes glorias del deporte cubano y ahora se catapultó directo a lo más profundo del continente.

Acá, la extensa entrevista con Alberth Bravo, atleta olímpico venezoano.