logo luis
SOBRE LUIS
Periodista y entrenador infanto juvenil venezolano ATFA. Actualmente en Buenos Aires, Argentina, en constante desarrollo profesional. Trabajo con Gol de Vestuario AM 1240 Cadena Uno. Viajar es la mejor inversión y qué mejor que de la mano del deporte, mi gran pasión. Bienvenidos a mi forma de ver las cosas, bienvenidos a mi forma de ver el deporte, principalmente fútbol.
CONTACTO
Conectate con:
Thursday / November 14.

Copa América Centenario Análisis

Finalizó una Copa América Centenario conmemorativa, en donde se celebraron los 100 años desde la primera copa disputada y la fundación de la Conmebol (1916), siendo la cuadragésima quinta edición del certamen.

Fueron 16 equipos los participantes y por primera vez en toda la historia del torneo, hubo convocatoria de todo el continente. Por un lado los afiliados en La Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (Concacaf), con Haití, México, Estados Unidos, Panamá y Jamaica y, por el otro, los conjuntos de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), como lo son Brasil, Argentina, Chile, Venezuela, Perú, Paraguay, Bolivia, Colombia, Uruguay y Ecuador. Dando lugar a una de las mejores Copa América disputada de todos los tiempos, al menos en cuanto a nivel general de juego.

La superioridad sudamericana fue notable, dejando afuera a cuatro de los equipos Concacaf en fase de grupos. Solo Estados Unidos y México lograron equipararse con respecto a los combinados sudamericanos, hasta que les tocó competir ante los finalistas.

Jamaica, a pesar de no haber ganado ningún partido, logró mostrar facetas interesantes de juego, imponiendo la condición física como principal argumento. De no ser por lo erráticos de cara al arco, el papel hubiese podido ser más digno. Panamá, si bien cayó vapuleada ante Argentina 5-0, demostró resistencia, hasta que Messi hizo su ingreso y anotó Hat Trick de manera imponente. Más allá de los resultados adversos, el conjunto mostró potencia física , que supo combinar con la capacidad individual de sus piezas como lo son Gabriel Torres por los costados y  la experiencia en el área de Blas Pérez, segundo máximo goleador con cuarenta y un goles (41). Por supuesto, esto no fue suficiente y los dirigidos por el colombiano, Hernán Darío Gómez, se despidieron con solo una victoria 2-1 ante Bolivia. Se baja un escalón en cuanto a nivel y se llega a Haití, la cual claramente fue la selección más débil del torneo con marcadores de 7-1 ante Brasil, 4-0 contra Ecuador y 1-0 versus Perú, demostrando que aún está lejos de competir con la élite del continente. Un plantel que mostró desorden y una inferioridad muy marcada en cuanto a técnica, orden, y hasta de concentración. Costa Rica, la gran sorpresa del Mundial 2014, no logró clasificarse por muy poco, tras empatar 0-0 ante Paraguay, ganar 3-2 a Colombia y caer 4-0 contra el anfitrión Estados Unidos. Tuvo que conformarse con cuatro puntos cosechados y un tercer lugar en el Grupo A.

Momento de desmenuzar la participación de las selecciones Conmebol eliminadas en fase de grupos, en donde el conjunto de Paraguay, dirigido por Ramón Díaz, nunca encontró la fórmula para hacerle frente al torneo. El técnico argentino no logró armar el medio campo, variando la participación de jugadores como lo son Óscar Romero y Miguel Almirón, ambos jugadores de buen pie, pero que al ser puestos en tareas defensivas, no lograron desplegar su nivel de juego.  Ramón Ángel Díaz vio como su equipo fue pasado por encima por Colombia 2-1, Estados Unidos 1-0 y empate contra Costa Rica 0-0, dejando así un trago amargo para el DT, que lo llevó a renunciar al cargo con 20 partidos dirigidos, solo tres ganados, nueve empatados y ocho perdidos. Los paraguayos no pudieron hacerse con la pelota en su poder, característica que les pesó a la hora de hilvanar juego. Ya, siguiendo la corriente descendiente, se posiciona Bolivia. Hoy por hoy podría posicionarse como la peor selección de sudamérica, al menos así lo dice su posición en el ranking FIFA (82). El equipo “Verde” fue de los tres equipos que no consiguió siquiera un punto, tras caer 3-0 contra Argentina, y 2-1 versus Chile y Panamá. De esta forma, Bolivia no ha conseguido ganar en lo que va de 2016, la última victoria fue en el 2015 ante Venezuela de local 4-2, por la jornada tres de las Eliminatorias Rumbo a Rusia 2018. La selección, dirigida por Julio Valdivieso, pecó en varias oportunidades de inocente lo cual le costó caro, y aún más ante selecciones de peso, como lo son las finalistas de la copa, Argentina y Chile. Nada que hacer ante sendas potencias, aunque sin embargo, mostró rebeldía, acompañada de la juventud de la plantilla. Con algo de orden, no es de fiar.

Las grandes sorpresas en cuanto a eliminaciones en fase de grupos, fueron Uruguay y  Brasil, lo que lleva a desarrollar un párrafo aparte, empezando por el equipo dirigido por Carlos Caetano Verri, conocido popularmente como “Dunga“. Los pentacampeones, faltos de juego en conjunto, sufrieron mucho en el medio campo, sin un volante encargado de las tareas de recuperación. Casemiro intentaba hacer el trabajo, pero con el no retroceso de los punta, era mucha la exposición, aún más ante selecciones rápidas como lo fueron Ecuador 0-0 y Perú (derrota 1-0). Coutinho y William buscaban conectar en campo rival, pero también eran obligados a bajar a buscar la pelota en la salida, quedando bastante alejados del arco contrario. La falta de un nueve de área no es tema nuevo y es que Gabriel y Jonás, los dos utilizados en esa posición durante el torneo, solo consiguieron un gol entre los dos, de los siete únicos goles marcados por Brasil en el torneo, en la victoria 7-1 contra Haití. Otro punto a detallar es que no gozó en ningún momento de salida limpia desde la defensa. Lo cual obligó a lanzar pelotazos en largo, sin tener quien haga el pivoteo, o que la pudiese aguantar.  Con senda eliminación, Brasil se hunde en una de las peores crisis a nivel resultados, y es que nunca en la historia del certamen había estado tres ediciones seguidas, afuera del podio de la Copa América. Los malos resultados llevaron a la canarinha a buscar otro técnico y, de esta forma, Dunga termina su segundo ciclo al mando de Brasil tras 20 partidos, con 12 victorias,  cinco empates y tres derrotas.

Aprovechando la decadencia al menos en cuanto a resultados y juego, Uruguay, viene de un proceso bajo Óscar Tabárez, en donde son 10 años desde que el técnico uruguayo inició su segundo ciclo al mando de la celeste, llegando a codearse en la élite del fútbol mundial. A pesar de esto, en el vestuario puede que se sienta cierto desgaste entre jugadores y cuerpo técnico. Es muy meritorio lo que ha hecho el “Profe” Tabárez, al mantener en el tiempo un grupo tan unido a pesar de algunas duras caídas. De todas formas, ver una pronta renovación en cuanto a cuerpo técnico, de reojo, no sería tan descabellado. Frescura es lo que le faltó en cuanto a juego, a propuesta…las cosas caducan. El equipo más campeón de la Copa América con 15 títulos, no logró acomodarse y sufrió la baja de jugadores de peso. En ataque no estuvo presente Luis Suárez y en el medio campo faltó el Cebolla Rodríguez, ambos afuera por lesión. La selección uruguaya estuvo muy imprecisa tanto en la salida como en la conexión de los volantes con los atacantes. Esa falta de manejo de la esférica la llevó a desesperarse y nunca entrar en juego, dándole entrada a la descoordinación de movimientos, transfiriéndolo al juego brusco . De esta forma transcurrieron los partidos, entre desaciertos propios a la hora de acertar al receptor, la desesperación de ir perdiendo y fallos mano a mano en arco contrario, que con Luis Suárez, se buscan adentro.

El nivel general de juego de las selecciones eliminadas en fase de grupo, mostraron un buen promedio. Sobre todo en cuanto a lo técnico de los equipos, al nivel, a las filigranas, fintas, la paridad de la condición física en todos los equipos, y muchos otros detalles que engloban el porqué, de la paridad del fútbol hoy en día.  Hay signos de mejora, evolución y sobre todo, en la mayoría de las ocasiones, sin perder la característica del continente americano. Las próximas  ediciones de Copa América deberían desarrollarse de igual manera, incluyendo a todo el Continente en la competición, para así dar un salto de calidad al certamen.